CHICAGO (Reuters) – La acupuntura ayudó a aliviar el dolor persistente y la disminución de la movilidad en los hombros en personas que se sometieron a una cirugía por cáncer de cabeza y cuello, informaron investigadores estadounidenses.

La terapia ancestral china también generó mejoras importantes en los casos de boca extremadamente seca o xerostomía, que suelen aparecer en quienes se someten a radiación para tratar el cáncer de cabeza y cuello, indicó el equipo. Las declaraciones se produjeron durante un encuentro de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica realizado en Chicago este fin de semana. Expertos del Centro del Cáncer Memorial Sloan-Kettering en Nueva York estudiaron a 70 pacientes que ya habían pasado al menos tres meses después de la cirugía y los tratamientos con radiación. Alrededor de la mitad de los pacientes recibieron tratamientos estándar, que incluían terapia física y antiinflamatorios. La otra mitad se sometió al tratamiento estándar más una sesión semanal de acupuntura. Después de cuatro semanas, el 39 por ciento de quienes habían sido tratados con acupuntura informaron mejoras en el dolor y la movilidad, comparado con sólo el 7 por ciento de los pacientes que recibieron atención clásica. “Aunque se necesitan más estudios, estos datos respaldan la idea de un posible rol de la acupuntura en el alivio del dolor y la disfunción del cuello, así como también de la xerostomía,” manifestó durante el encuentro el doctor David Pfister, del Memorial Sloan-Kettering. La acupuntura, que se ha usado por más de 2.000 años, consiste en la estimulación de ciertos puntos del cuerpo mediante agujas, calor, presión o electricidad.

Más de 8 millones de estadounidenses utilizan la acupuntura para tratar distintos problemas, según un estudio realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). La técnica milenaria suele emplearse como terapia contra el dolor causado por el cáncer o para ayudar a lidiar con la fatiga crónica.

 

(Reporte de Julie Steenhuysen; Editada en español por Ana Laura Mitidieri)