Son un equipo, con 87.000 historias clínicas en sus archivos. Trabajan en la medicina privada y la institución que dirigen en Murcia, la Fundación Amical, ha recibido ya ocho galardones por sus novedosas investigaciones con células madre adultas, extraídas de un órgano del cuerpo.

Los doctores Pedro Ripoll y Mariano de Prado (especialistas del Hospital USP San Carlos de Murcia) están revolucionando la traumatología española con nuevas técnicas de cirugía ortopédica. Fueron pioneros en la realización del primer trasplante autólogo de cartílago en rodilla vía artroscópica y del primer trasplante de menisco, también vía artroscópica, en España

En los tres últimos años, además, han logrado con éxito aprovechar el potencial biológico de las células madre adultas. Y ello desde la pequeña ciudad de Murcia y la Fundación Amical, que acaba de recibir el prestigioso premio de investigación Desarrollo de la Traumatología Aplicada que otorga la Fundación Mapfre.

El trabajo galardonado, en el que también ha participado el doctor Javier Vaquero (del Hospital Gregorio Marañon de Madrid) demuestra la efectividad de la utilización de células madre adultas en el tratamiento de la osteonecrosis y la pseudoartrosis. Hasta la fecha han operado a 100 enfermos y la experiencia clínica ha sido sometida al debate médico en diez reuniones nacionales e internacionales.

Después de probar la eficacia de este tipo de células en las necrosis de hueso y en el retardo en la consolidación de fracturas, lo que en medicina se conoce como pseudoartrosis, Amical centra sus esfuerzos en buscar los mecanismos biológicos que han de permitir a las células madre adultas transformarse en cartílago, el material que recubre el interior de las articulaciones, les da capacidad mecánica y provoca artrosis cuando se destruye.

Es ésta una carrera contrarreloj en la que corren investigadores de todo el mundo. La gran esperanza de la traumatología del futuro; pues el cartílago, como el tejido nervioso no tiene capacidad de regeneración, al contrario de lo que le ocurre al hueso.

Sin embargo, aún quedan unos cuantos años para que la ciencia se apunte otro nuevo tanto. Sólo un equipo de Gran Bretaña ha logrado regenerar cartílago animal. Ni siquiera en EE.UU. hay novedades en este terreno.

La dificultad para regenerar este material ha obligado a estos dos traumatólogos (que ya han obtenido tejido autológico ‘pero de escasa calidad’, reconoce Mariano De Prado) a buscar un atajo . ‘El cartílago es muy antipático porque sus células viven aisladas unas de otras, prácticamente sin contacto y sin vascularización’, recuerda Pedro Ripoll.

Para intentar ganar la carrera internacional, han decidido recubrir una matriz con células madre adultas de cartílago y lograr que en este medio más benigno prolifere el tejido necesario con las mismas características mecánicas que el original. El éxito del ensayo permitiría mejorar la artrosis de adultos jóvenes y con patologías tempranas.

Los logros de la investigación privada

Los doctores Pedro Ripoll y Mariano de Prado codirigen el servicio de Traumatología y Cirugía Ortopédica del USP Hospital San Carlos de Murcia desde el año 1990 y son los promotores de la premiada Fundación Amical, una institución privada, pequeña y alejada de los centros de investigación, ‘lo que demuestra que con pocos recursos, pero mucho rigor, se pueden conseguir grandes resultados’, aseguran los médicos. Cuenta con una plantilla de 15 investigadores y un presupuesto anual de 300.000 euros.

Estos traumatólogos son responsables de los servicios médicos de los equipos de fútbol de Murcia, Lorca, Cartagena, Alicante y Almeria y han intervenido, entre otros, a Pepín Jiménez, Finito de Córdoba y los futbolistas Marcos Vales y Óscar Miñambres.