El Hospital Vall d’Hebron en Barcelona ha realizado los primeros implantes de válvula aórtica a través de la arteria femoral sin necesidad de cirugía abierta. Los pacientes han sido dos hombres de 66 y 74 años con una estenosis aórtica que no podían ser operados por su alto riesgo quirúrgico.

La doctora Pilar Tornos, coordinadora del Programa Transversal de atención a valvulopatías del citado centro hospitalario, explicó que la técnica ha consistido en introducir un catéter vía transfemoral, por el que se introduce una válvula plegada que se coloca, con la ayuda de un globo que se hincha, sobre la que tiene el paciente pero que por problemas de calcificación no funciona bien.

La colocación de la válvula requirió de anestesia a los pacientes, a los que se les hizo una apertura en la arteria femoral para introducir el catéter, de ocho milímetros de grosor, lesión que una vez colocada la válvula en su sitio se repara. La colocación de la válvula, que era biológica de pericardio bovino, duró una hora, aunque con los trabajos previos y posteriores la intervención se prolongó por espacio de tres horas. Esta operación sólo está prevista para casos en los que no se puede llevar a cabo cirugía convencional.

Las personas con estenosis aórtica severa y que se encuentran mal y no se operan fallecen a los tres o cuatro años, apuntó Tornos. Los operados tienen, en este caso, una perspectiva de vida similar a cualquier otra persona, por lo que siempre, si está indicado, se aconseja a los enfermos una intervención quirúrgica, añadió. Se estima que entre el 10% y el 15% de los mayores de 65 años pueden tener problemas de este tipo.