En muchos pa�ses hay largas listas de espera para obtener órganos compatibles.Un equipo médico de Estados Unidos operó simultáneamente a 12 personas para transplantarles riñones saludables a seis de ellas, en lo que parece ser la primera intervención quirúrgica de este tipo en el mundo.

El transplante fue posible después de que un donante altruista, que no era familiar ni amigo de ninguno de los seis pacientes, ofreciera un riñón que era compatible con el de uno de ellos.

Cinco pacientes tenían un donante potencial -un familiar o amigo- cuyo riñón era incompatible con el de ellos, pero sí le servía a otro miembro del grupo.

Los 12 están bien y los seis riñones están funcionando adecuadamente
Dr. Robert Montgomery, hospital John Hopkins

Gracias al donante altruista, se pudo orquestar la combinación que permitió a cada uno de los seis pacientes recibir el órgano que necesitaban.

Las operaciones se hicieron simultáneamente para garantizar que ningún donante potencial se arrepintiera después de que su ser querido hubiera recibido un nuevo riñón.

“Los 12 están bien y los seis riñones están funcionando adecuadamente”, dijo el Dr. Robert Montgomery, director de la unidad de trasplantes del hospital John Hopkins, de Maryland, donde se realizaron las operaciones.

Cerca de 100 especialistas, desde médicos inmunogenetistas hasta sicólogos, colaboraron para que el transplante múltiple fuera posible.

Sistema de grupos

El hospital ha sido uno de los primeros del mundo en poner en práctica este sistema de establecimiento de grupos de personas compatibles.

Con este sistema, cada vez más personas pueden ganarle a la enfermedad y vivir vidas largas y productivas
Jeanne Heise, paciente

El objetivo es aprovechar los órganos de donantes altruistas para que, de este modo, más personas se beneficien.

El primer transplante múltiple en el hospital se realizó en 2005, con tres pacientes y tres donantes.

En 2006 se hizo otro con un grupo de diez personas.

Si todo marcha bien, los nuevos riñones pueden funcionar bien hasta durante 20 años.

Jeanne Heise, cuyo esposo donó un riñón para otro paciente, dijo que este sistema debería hacerse más conocido.

“Las listas para obtener riñones son muy largas y mucha gente muere mientras espera”, dijo.

“Con este sistema, cada vez más personas pueden ganarle a la enfermedad y vivir vidas largas y productivas”, agregó.