Los síntomas del exceso de volumen mamario son un motivo muy frecuente de consultas en cirugía plástica. La dificultad para realizar ciertas actividades físicas, el malestar producido por un desajuste en las proporciones corporales,  molestias  en los hombros o cervicales,  son solamente algunos de los problemas cuya corrección explica el alto grado de satisfacción tras la intervención de reducción mamaria. La operación corrige no solamente el exceso de volumen sino también el exceso de descolgamiento que normalmente se asocia en estos pacientes. La mamoplastia de reducción, como denominamos el procedimiento, ha evolucionado con los años. El procedimiento menos invasivo de reducción consiste en la liposucción mamaria, este método no es apropiado en la mayoría de casos y solamente es eficaz si existe una alta elasticidad de la piel. Tradicionalmente las cicatrices resultantes de una reducción mamaria se componen de tres componentes unidos entre sí: uno circular alrededor de la areola, otro vertical hacia el pliegue submamario y otro horizontal bajo la mama. Actualmente es frecuente no precisar de la cicatriz bajo el pecho que no sólo puede resultar difícil de ocultar con muchas prendas sino que puede ocasionar por si mismo problemas estéticos. Las cicatrices son inevitables cuando necesitamos corregir el exceso de piel de la mama.

          La reducción con cicatriz vertical:  Una reducción en la longitud de las cicatrices es posible gracias a la reducción “vertical”. En éste tipo de reducción la cicatriz circular alrededor de la areola se une a otra vertical -hacia el pliegue submamario – (en forma de raqueta) . Sólo en ocasiones especiales en preciso recurrir a una pequeña cicatriz horizontal a la altura del pliegue submamario para mejorar el aspecto del segmento vertical de una reducción mamaria con método vertical. Otra ventaja de éste método es que la mama es sustentada por pilares internos, es decir, la propia glándula es modelada para aportar mayor longevidad a la tensión mamaria conseguida, en lugar de que sea la piel la que retiene ésta tensión como hacen métodos más tradicionales. De este modo, minimizando la tensión en la piel tras la reducción, la calidad de cicatriz es mejor.

En reducciónes mamarias masivas, cuando se precisa retirar mucho volumen y piel de la mama  no es apropiada la utilización de la técnica vertical y se precisa del diseño de cicatrices con forma en “ancla”.

esquema-post-reduccion-de-mama.jpg

Puntos clave en reducción mamaria:

          La reducción mamaria es un tratamiento eficaz para corregir las molestias generadas por el exceso de tejido mamario.

          Las técnicas han evolucionado y las cicatrices son cada vez de menor tamaño, pero en cualquier caso necesarias para retirar piel en exceso.

          La técnica de reducción mamaria se debe ajustar a cada caso cuestión que debe estudiar el cirujano plástico individualmente.

          Mejores resultados estéticos y  menores índices de complicaciones son posibles en pacientes que presentan un peso adecuado a su estatura, con índices de masa corporal adecuados IMC (alrededor de 24-25), el habito tabáquico también se asocia a un incremento en complicaciones. Un índice de masa corporal superior a 30 suele debe reducirse considerablemente  antes de la intervención. Cálculo de IMC .

          Antes de someterse a una reducción mamaria la paciente debe conocer y ser informada en detalle de los riesgos o posibles complicaciones generales y locales de la intervención.