Gracias a una revolucionaria técnica quirúrgica, médicos en Estados Unidos lograron extirpar una vesícula biliar por el útero y sin necesidad de incisiones externas.

La operación fue llevada a cabo por cirujanos del Hospital Presbiteriano de Nueva York de la Universidad de Columbia. Además de que reduce al mínimo la invasión quirúrgica, la llamada cirugía endoscópica transluminal por orificios naturales (o NOTES en sus siglas en inglés) tiene muchas otras ventajas, dicen los investigadores. Por ejemplo, la reducción del dolor postoperatorio, recuperación más rápida del paciente y la ausencia de heridas abdominales. La NOTES se lleva a cabo insertando un endoscopio (un instrumento que permite visualizar el interior del organismo) por una incisión de 2,5 centímetros detrás del útero y hacia la cavidad abdominal de la mujer. Con el endoscopio, los médicos retiraron la vesícula y la extirparon por el útero y posteriormente la incisión fue saturada. El procedimiento, explican los investigadores, duró tres horas y no hubo necesidad de internar al paciente.

 

Órgano no imprescindible

La vesícula biliar es un saco muscular de entre 5 y 7 centímetros ubicado debajo del hígado. Su función es acumular y almacenar la bilis que produce el hígado hasta que la sustancia es requerida para la digestión. En realidad este pequeño órgano, que no es imprescindible, es más conocido por los problemas que puede causar ya que en éste se pueden formar cálculos (pequeñas piedras) de sales biliares que son muy dolorosas. Cuando estos cálculos no responden a los medicamentos a menudo deben tratarse quirúrgicamente, como fue el caso de la paciente sometida al tratamiento NOTES. En abril del año pasado, el mismo equipo de cirujanos lograron remover la vesícula de otra mujer por el útero utilizando también un endoscopio. Pero en esa ocasión tuvieron que realizar varias incisiones externas para tener más visibilidad. Ahora, sin embargo, llevaron a cabo el mismo procedimiento pero sin necesidad de ninguna herida abdominal, en la que se cree es la primera operación de este tipo en Estados Unidos. “El procedimiento marca la culminación de 15 años de avances en los que la cirugía se ha vuelto menos invasiva para mejorar la segurar y reducir el tiempo de recuperación” afirma el doctor Marc Bessler, quien dirige el proyecto.

 

Avance

En realidad la cirugía ha avanzado a pasos agigantados desde que dejaron de llevarse a cabo incisiones de 25 centímetros necesarias realizar cualquier tipo de cirugía abierta tradicional. A fines de los años 80 los cirujanos comenzaron a utilizar técnicas laparoscópicas para la remoción de vesículas biliares. Éstas incluían la inserción de una cámara y de instrumentos quirúrgicos a través de unas cuantas pequeñas incisiones abdominales. Y hoy en día, nueve de cada 10 cirugías de remoción de vesícula se llevan a cabo de esta forma. Tal como explican los expertos, el procedimiento de cirugía por orificios naturales -desarrollado en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins- hasta ahora ha sido utilizada únicamente para tratar trastornos dentro del tracto gastrointestinal. Pero si los ensayos clínicos que se llevan a cabo actualmente con la NOTES tienen éxito, esta cirugía podría pronto también llevarse a cabo en órganos de la cavidad abdominal. “Las incisiones internas, como las que se realizan en el útero, son menos dolorosas y requieren menos tiempo de recuperación que las heridas en la pared abdominal”, dice el doctor Bessler. Aunque hasta ahora la operación se lleva a cabo únicamente a través del útero, los científicos esperan que próximamente pueda llevarse a cabo a través de la boca o el recto, con lo cual también podrá estar disponible para los hombres.