Además de confirmar los factores de riesgo de complicación cardiovascular conocidos para una cirugía de reemplazo articular total, un equipo de investigadores halló que las cirugías bilateral y de revisión estaban asociadas con un alto riesgo. “Las cirugías de revisión o bilateral -reemplazo de cadera o rodilla a ambos lados del cuerpo- duran más que el reemplazo unilateral primario”, declaró el doctor Jeffrey N. Katz, del Brigham and Women’s Hospital, en Boston. “El estudio sugiere que el riesgo sería mayor cuanto más prolongada es la cirugía”, agregó.

Los resultados surgen de un estudio sobre 209 pacientes con un infarto previo, insuficiencia cardíaca, angina inestable -dolor de pecho-, arritmia, síntomas de presión baja o un coágulo sanguíneo pulmonar al momento de la hospitalización para un reemplazo articular total, y sobre 209 pacientes con condiciones similares, pero sin complicaciones cardiovasculares.

Igual que en estudios previos, el riesgo de enfermedad cardíaca fue 0,7 veces mayor en los pacientes de más edad, 2,6 veces mayor en aquellos con arritmia y 1,6 veces más en pacientes con enfermedad coronaria, infarto previo, insuficiencia cardíaca o problemas de las válvulas cardíacas, pero el principal factor de riesgo fue uno de los recientemente identificados, la cirugía bilateral, que elevó 3,5 veces el riesgo. La cirugía de revisión lo hizo 2,2 veces. “Los médicos pueden usar esta información para estimar mejor el riesgo de complicación cardiovascular después de una cirugía de reemplazo articular total y, así, prevenir y mejorar su manejo”, concluyó Katz.