A todos los lectores del blog se les agradece por su gentil visita, asi mismo por sus innumerables comentarios, espero que vigan visitando el blog, los estaré actualizando nuevamente. Gracias

Por LINDSEY TANNER © 2009 The Associated Press

June 4, 2009, 9:50AM

Médicos en Estados Unidos están experimentando con un nuevo tipo de cirugía para obesos que no requiere cortes en el abdomen, y que consiste en introducir un tubo del tamaño de una manguera de jardín a través de la garganta para quitar materia en el estómago.

La operación, en su etapa experimental, crea un conducto estrecho que demora el tránsito de los alimentos al avanzar desde la parte superior a la parte inferior del estómago. Eso, según los médicos, ayuda a los pacientes a sentirse llenos con más rapidez y les permite comer menos.

Los médicos dicen que resultados preliminares de unos 200 pacientes en Estados Unidos y otros 100 en Europa lucen prometedores.

Luego de unos 18 meses, pacientes obesos europeos habían perdido alrededor de un 45% de su peso corporal como promedio, dijo el doctor Gregg Nishi, un cirujano del Centro Médico Cedars-Sinai en Los Angeles. Nishi discutió estudios norteamericanos y europeos durante una conferencia realizada en Chicago esta semana para especialistas en enfermedades digestivas.

El procedimiento sólo se realiza por ahora en estudios. Fabricantes del dispositivo usado en la operación se proponen solicitar aprobación federal si la investigación continúa de acuerdo con lo planeado.

Nishi dijo que ambos estudios continúan. Y que los resultados hasta el momento son ligeramente mejores que resultados típicos con operaciones convencionales para reducir la obesidad.

Entre los riesgos figura la perforación del esófago, que puede causar la muerte. Nishi dijo que eso ocurrió con un paciente en otro centro. Aparte de eso, aseguró, no han existido complicaciones graves.

Liliana Gómez, coordinadora administrativa en Cedars-Sinai, figuró entre las primeras estadounidenses en ser sometida a cirugía para obesos de ese tipo. Ella se proponía someterse a cirugía convencional, que incluía cortes en su estómago, hasta que se enteró que médicos en el hospital estudiaban la nueva técnica.

Desde su operación en agosto, Gómez ha perdido unos 18 kilos (40 libras).

“Resulta preocupante que las guías simplemente contradigan las pruebas científicas disponibles.”

Jano.es

Dr. David Taggart: Profesor de Cirugía Cardiovascular de la Universidad de Oxford y cirujano cardiovascular del Hospital John Radcliffe (Reino Unido).

Las guías rechazan el enfoque multidisciplinar para la cardiopatía isquémica multivaso.

¿Cuál es la mejor manera de asegurar que el paciente tiene finalmente acceso al mejor y más equilibrado consejo amparado en el tratamiento más efectivo? La única posibilidad es que sea aconsejado por un equipo multidisciplinar, en el que se incluya un cirujano que practique la medicina basada en las pruebas. Para ello, los colegios y sociedades de Cirugía Cardiotorácica de Europa, Asia y América deberían elaborar guías consensuadas de práctica clínica.

El crecimiento espectacular que ha experimentado la intervención coronaria percutánea (ICP) en el Reino Unido a lo largo de los últimos 5 años es similar al producido en otros países desarrollados. Así y desde el año 2000, el coeficiente ICC:bypass coronario ha pasado de 1:1 a un 1:3. Un cambio en la práctica que, además, parece que se mantendrá o que incluso se acelerará dado que las recientes guías de práctica clínica de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) y de la Asociación Americana del Corazón (AHA) recogen que la ICP puede ser considerada como la estrategia inicial de tratamiento para la mayoría de pacientes con enfermedad multivaso. Unas guías que, sin embargo, han sido elaboradas casi exclusivamente por cardiólogos y que ni siquiera recogen la opinión quirúrgica, descartando en consecuencia la opción, más efectiva, del bypass coronario. De hecho, estas guías rechazan el enfoque multidisciplinar para la cardiopatía isquémica multivaso.

De todas maneras, resulta aún más preocupante que las guías tanto europeas como estadounidenses simplemente contradigan las pruebas científicas disponibles. Están basadas en una mala comprensión o una mala interpretación de los fundamentos de 15 ensayos clínicos de ICP –5 de los cuales usaron stent– frente al bypass coronario. Estos estudios concluían que mientras el bypass reduce la necesidad de intervenciones ulteriores en casi 4 puntos en pacientes con enfermedad multivaso, no se establecen diferencias en cuanto a la supervivencia entre la ICP y el bypass. Un resultado que, sencillamente, no es cierto para la mayoría de pacientes que padecen realmente una cardiopatía multivaso.

Esta aparente similitud en la supervivencia fue, por decirlo de alguna manera, ‘fabricada’ al incluir sólo en los estudios a los pacientes de bajo riesgo. Así, todos los participantes presentaban una función ventricular normal y en torno al 70% tenían tan sólo 1-2 vasos afectados, una población en la que ya se ha establecido el pequeño beneficio pronóstico de la cirugía. Cerca del 95% de todos los pacientes monitorizados fue excluida de estos estudios, en particular aquellos que se sabía que obtendrían beneficios de la cirugía –por ejemplo, aquellos con daño en la función ventricular, vasos ocluidos o enfermedad de triple vaso.

En su momento ya escribí a The British Medical Journal para indicar que estos estudios estaban intrínsicamente sesgados en contra de los beneficios pronósticos de la cirugía. También remarqué que los ensayos clínicos eran presentados en la prensa médica siguiendo los parámetros de una moda poco honrada: tenían el título y el estilo de los trabajos con pacientes con enfermedad multivaso, dando así a entender que los participantes tenían el típico patrón de la enfermedad de triple vaso (o enfermedad vascular triple) que presenta más del 90% de los pacientes con bypass coronario del mundo real. Los editoriales de apoyo que acompañaban la publicación de los estudios, casi exclusivamente escritos por cardiólogos, ignoraban o mencionaban efímeramente sus limitaciones.

Los referidos estudios han sido ahora utilizados para establecer la ICP como tratamiento por defecto de los pacientes que van a ser sometidos a revascularización coronaria. Por tanto, ignoran la abrumadora evidencia a favor del bypass en la práctica clínica real, tal y como muestran numerosas bases de datos prospectivas.

Como resultado de las recomendaciones erróneas recogidas en las guías actuales de la ESC y de la AHA, una proporción creciente de la práctica actual de la cardiología intervencionista es dirigida por ignorantes o por personas sin predisposición a conocer los hechos reales. Y la medicina basada en las pruebas parece incapaz de competir con los ensayos clínicos engañosos y los datos respaldados por una industria multibillonaria.

Por lo tanto, ¿cuál es la mejor manera de asegurar que el paciente tiene finalmente acceso al mejor y más equilibrado consejo amparado en el tratamiento más efectivo? Creo que la única posibilidad es que sea aconsejado por un equipo multidisciplinar, en el que se incluya un cirujano que practique la medicina basada en las pruebas. Para ello, los colegios y sociedades de Cirugía Cardiotorácica de Europa, Asia y América deberían elaborar, tanto a nivel individual como colectivo, guías consensuadas de práctica clínica.

Al asegurar que los pacientes son informados adecuadamente se asegura que, como establecen las recomendaciones tanto médicas como gubernamentales, puedan tomar una decisión racional sobre su tratamiento. También proporcionaría algún sentido de control y equilibrio para aquellos cardiólogos que, en detrimento de los pacientes, presumen de “no derivar a sus pacientes para un bypass coronario”.

 “Resulta preocupante que las guías simplemente contradigan las pruebas científicas disponibles.”

La función urinaria y sexual ya no sufre con la operación de cáncer de próstata

En Venezuela el cáncer de próstata en la población masculina es más implacable que el de cuello uterino en la femenina. Anualmente en el país más de 4.000 hombres son diagnosticados con la enfermedad, en contraste con las más de 3.500 mujeres a las que se les detecta el mal cervical.

Tanto el tratamiento como la extirpación de la lesión maligna tradicionalmente son engorrosas e incapacitantes.

La cirugía robótica está acabando con ese paradigma. Ariel Kaufman, urólogo, asegura que con el robot Da Vinci, equipo de alta tecnología en cirugía mínimamente invasiva que pertenece a la Unidad de Cirugía Robótica del Hospital de Clínicas Caracas (HCC), desde mayo de 2006 han podido intervenir a más de sesenta casos y los “resultados son muy alentadores para los hombres que sufren de la próstata en términos de lograr casi el 100% del control urinario. Aún no tenemos pacientes que sufran de incontinencia urinaria significativa después de la cirugía”.

El especialista explica que esta cirugía robótica “consiste en extirpar la glándula prostática y la vesícula seminal. Esa operación se hacía, antes, de forma abierta a través de una incisión de 8 a 10 centímetros. Con Da Vinci logramos no sólo el control del cáncer prostático, sino que logramos preservar el control urinario y el control de la función sexual eréctil”.

De acuerdo con Kaufman “con cirugía abierta, bien por falta de visualización o por aspectos relacionados con el paciente o con el cirujano, separar los nervios (que participan en la erección) no es fácil. Con el robot el médico está viendo la imagen amplificada quince veces y trabaja con instrumentos pequeños que eliminan cualquier temblor de la mano humana; podemos acceder a esas estructuras nerviosas pequeñas que pueden pasar desapercibidas en la cirugía convencional”.

Otra de las ventajas que brinda esta cirugía robótica “es que ofrece menos estadía hospitalaria, menos riesgo de sangramiento, y esto permite recuperación más rápida tanto en el hospital como en las etapas sucesivas del período postoperatorio. El paciente puede reiniciar sus actividades laborales de manera más rápida”, asegura el urólogo.

Aunque Da Vinci ha sido empleado para cirugías que tienen que ver con malformaciones congénitas, para remover ganglios linfáticos y correciones de hernias inguinales, la urología es la especialidad que más usa al robot en Caracas.

Además de confirmar los factores de riesgo de complicación cardiovascular conocidos para una cirugía de reemplazo articular total, un equipo de investigadores halló que las cirugías bilateral y de revisión estaban asociadas con un alto riesgo. “Las cirugías de revisión o bilateral -reemplazo de cadera o rodilla a ambos lados del cuerpo- duran más que el reemplazo unilateral primario”, declaró el doctor Jeffrey N. Katz, del Brigham and Women’s Hospital, en Boston. “El estudio sugiere que el riesgo sería mayor cuanto más prolongada es la cirugía”, agregó.

Los resultados surgen de un estudio sobre 209 pacientes con un infarto previo, insuficiencia cardíaca, angina inestable -dolor de pecho-, arritmia, síntomas de presión baja o un coágulo sanguíneo pulmonar al momento de la hospitalización para un reemplazo articular total, y sobre 209 pacientes con condiciones similares, pero sin complicaciones cardiovasculares.

Igual que en estudios previos, el riesgo de enfermedad cardíaca fue 0,7 veces mayor en los pacientes de más edad, 2,6 veces mayor en aquellos con arritmia y 1,6 veces más en pacientes con enfermedad coronaria, infarto previo, insuficiencia cardíaca o problemas de las válvulas cardíacas, pero el principal factor de riesgo fue uno de los recientemente identificados, la cirugía bilateral, que elevó 3,5 veces el riesgo. La cirugía de revisión lo hizo 2,2 veces. “Los médicos pueden usar esta información para estimar mejor el riesgo de complicación cardiovascular después de una cirugía de reemplazo articular total y, así, prevenir y mejorar su manejo”, concluyó Katz.

2008-08-21 CUENCA.- La alternativa a pasar por el quirófano es la rinomodelación o rinoplastia sin cirugía en la que un especialista estético moldea la nariz inyectando implantes.La rinomodelación es una técnica de modificación estética de la nariz sin cirugía.

En el caso de la rinoplastia y los tratamientos de estética de la nariz, podemos decir que la rinomodelación es el avance más efectivo, cómodo y exento de riesgos.

Estos productos se inyectan en lugares muy precisos como son la parte superior de la nariz, se pueden rellenar pequeños huecos, suavizar ángulos o cambiar el ángulo de la punta de la nariz. Aunque esta técnica no puede reducir el tamaño de una nariz grande, si puede devolverle la simetría.

La rinomodelación es una perfiloplastia. Modifica los ángulos nasales, tanto el nasofrontal como el nasolabial y rectifica el dorso. Aunque la nariz es el área central del procedimiento, la rinomodelación también permite la corrección del mentón y otras áreas en el perfil del rostro.

Miguel Angel García, propietario cosmeatra del Centro de estética Dermofacial Clinic, dijo que esta técnica consiste esencialmente en el desplazamiento de los segmentos nasales mediante la cuidadosa introducción de materiales, en puntos específicos de la nariz.

Los materiales empleados son completamente antialérgicos.
El tratamiento suele realizarse en un margen de 15 minutos y sus resultados son inmediatos y permantentes.

– El procedimiento dura poco tiempo, y se realiza en un consultorio, sin necesidad de utilizar anestesia general ni permanecer en reposo.
-Se utiliza una anestesia local muy leve para que no duelan las inyecciones que colocan los injertos.

– Pasado este tiempo, el paciente deberá volver cada año al consultorio para realizarse unos retoques.
– No se recomienda que menores de 17 años se sometan a una rinoplastia sin cirugía.

– Aquellos pacientes que deben realizar grandes transformaciones o modificar la estructura ósea de la nariz, deberán recurrir a rinoplastia tradicional.

– El paciente debe llevar una cinta adhesiva o micropori por 4 o 5 días hasta que el el producto queda bien fijado en la nariz. Durante la siguiente semana, deberá evitar realizar deportes o tareas que demanden mucho esfuerzo. (SCU)

En las oficinas de los especialistas en medicina deportiva, las visitas por lesiones en rodillas representan el 45 por ciento de las consultas, según aseguró Carlos Palavicini, ortopedista costarricense especializado en lesiones deportivas. El médico indicó que las lesiones más frecuentes en las rodillas son golpes, ruptura de meniscos y ligamentos y derrame del líquido de las membranas.

Los deportes que se asocian más comúnmente a las lesiones en rodillas son los practicados en una cancha como el fútbol, voleibol, basketbol y el tenis.

En estos pacientes, el uso de llamados inhibidores de la COX-2 antes y después de una eventual cirugía o procedimiento diagnóstico de rodilla ayudaría a disminuir el uso de opioides que son medicamentos para tratar el dolor que producen molestos efectos adversos como nausea y vómito (como ejemplo se puede citar la morfina), lo cual es un gran avance para quienes deben practicarse una cirugía de rodilla o artroscopia, según lo publicó la Revista especializada Artroscopía”.

Cuando un paciente llega al consultorio del ortopedista con una lesión en su rodilla, se recomienda realizarle un procedimiento denominado Artroscopía que consiste en hacer una revisión o corrección de un daño en los meniscos, ligamentos o cartílagos con la ayuda de una pequeña cámara de video a través de dos orificios. Para poder realizar, ya sea el diagnóstico o el tratamiento por medio de la Artroscopía, se recomienda controlar el dolor antes y después con un antiinflamatorio potente.

La Artroscopía es uno de los procedimientos operatorios más comunes en el mundo. Comúnmente, quienes se sometían a este tipo de cirugía debían tomar antiinflamatorios de vieja generación o AINES y combinarlos con los opioides para lograr un alivio efectivo. Sin embargo los recientes estudios revelan que los antiinflamatorios de nueva generación o inhibidores de la COX-2 como Valdyne se convirtieron en una mejor opción pues ayudan a disminuir el consumo de opioides y producen un menor daño a nivel gastrointestinal.

“Los antiinflamatorios de vieja generación o AINES también aumentan el riesgo de sangrado durante la cirugía pues estos medicamentos alteran la coagulación sanguínea. Esto indica que existe una enorme necesidad de utilizar medicamentos efectivos en el control del dolor que no se asocien a riesgo de sangrado y ayuden a disminuir el uso de opioides después de la cirugía”  dijo el Dr. Evan Ekman, Investigador y especialista en Medicina Deportiva de Carolina del Sur en los Estados Unidos. “Estudios Internacionales demostraron que Valdyne cumple con el perfil de lo que estamos buscando pues reduce el dolor y ayuda a disminuir el uso de opioides”.

Actualmente, Valdyne, medicamento de Pfizer es el único inhibidor de la COX-2 aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) que se comercializa y es el antiinflamatorio que proporciona mayor apego al tratamiento por parte del enfermo, en comparación con antiinflamatorios tradicionales (conocidos como AINES), como el diclofenaco, naproxeno e ibuprofeno, entre otros.

Es importante anotar que los especialistas en medicina deportiva indican que no son los deportistas quienes más consultan con los ortopedistas para aliviar un dolor constante en sus rodillas, es la gente común, quienes tienen entre 25 y 35 años y practican deporte recreacional, los que más los visitan por tener dolores por períodos de más de 30 días, según comentó Ekman.
Para mayor información puede comunicarse con Mónica Solórzano, Coordinadora de Relaciones Públicas a los teléfonos 506 2093104 o 506 3958141 o al correo electrónico monica.solorzano@pfizer.com.